logo Prestamos rápidos en 15 minutos con vivus

Errores frecuentes que se cometen con el dinero

Es muy fácil cometer errores cuando se trata de dinero. Después de todo, la gran mayoría de las personas no han recibido educación financiera como tal, y sus conocimientos se reducen a lo que la vida les enseña, a situaciones de prueba y error y al sentido común, que cada vez es menos común.

En un mundo globalizado en el que el instante es casi constante, parece que detenerse un segundo y pensar si vale la pena gastar cualquier cantidad de dinero, aunque sea pequeña, es más caro que la misma cantidad que planeamos gastar. En la mayoría de los casos, hacemos cosas inútiles, aunque otros factores, como no saber con certeza nuestros ingresos y gastos o no poder pensar en el futuro, son también errores comunes que solemos cometer con nuestro dinero.

A continuación se presenta una lista de los errores más comunes que cometemos al administrar nuestro capital:

Sin conocer nuestra situación financiera.

Conocemos perfectamente el importe de nuestro salario, pero ¿sabemos exactamente cuáles son nuestros gastos mensuales y cuál es su importe total? No confíes en tu memoria. Tome un lápiz y papel o una hoja de Excel y empiece a registrar sus gastos; todos ellos: pequeños y grandes, fijos y frecuentes o raros. Se sorprenderá del resultado.

Gastando más de lo que ganas

Una vez que hayamos entregado los costes e ingresos por escrito, debemos eliminar cualquier elemento innecesario y opcional y mantenerlo irreemplazable. Concéntrese en destacar las prioridades y eliminar los caprichos. Cuando se tiene una situación bajo control, se puede elegir si se vuelve o no a ella.

Comprar cosas que no necesitamos

La temporada de venta o de compras antes de la Navidad es una época muy peligrosa para los bolsillos que no pueden controlarse. Del mismo modo, los días de compras en línea como el Viernes Negro y el Lunes Cibernético. Tienes que tener muy claro qué es lo que vas a comprar en estos días, para que no te metas en compras injustificadas sólo porque el producto tenga un “buen precio”. Pregunte antes de ir a la caja registradora si realmente lo necesita, si lo va a usar y cuántas veces cree que lo va a usar o que le será útil.

No saber la diferencia entre una deuda “buena” y una “mala”

Naturalmente, a lo largo de nuestra vida tendremos que asumir deudas para poder acceder a compras muy grandes como una casa, un coche o un diploma universitario. Pero hoy en día, cuando todo puede ser financiado (desde un crucero hasta una lavadora, por ejemplo), es necesario determinar si la inversión traerá más dinero en el futuro, directa o indirectamente, y si el rendimiento de la inversión superará la compra de deuda.

Locos por los créditos

Las instituciones financieras y los bancos han estado cerrando grúas de crédito para una parte importante de la población desde hace varios años. Pero esto ha favorecido la aparición de pequeñas empresas de crédito que operan principalmente en Internet, con cuya ayuda se pueden comprar préstamos en línea, préstamos rápidos sin papel, préstamos rápidos e incluso microcréditos con Asnef. Es decir, es muy fácil conseguir cantidades pequeñas y medianas, pero con condiciones que deben ser conocidas y leídas antes de firmar un contrato, para no terminar pagando cantidades exorbitantes por un capital que sólo tenía por objeto salvar un evento inesperado.

Compra sin comparación de precios

Es posible que hace unos años una comparación de precios se reservará sólo para grandes compras, ya que requería un paseo por varias tiendas físicas. Hoy en día, ir de compras sin comparar es casi una tarea estúpida. La red está llena de comparadores de precios para todo tipo de productos que nos darán una idea del precio real de mercado de un producto, independientemente de si se termina cerrando una compra en una tienda física o en Internet.

Revise sus costos de electricidad y servicios públicos

No se trata sólo de no comprar cosas caras o de ahorrar más dinero, sino también de optimizar el uso de lo que tenemos y lo que necesitamos. Asegúrese de utilizar la energía en su casa de manera adecuada. Revise los aparatos eléctricos, no drene el agua, observe si hay fugas de calor. Sus cuentas serán reducidas y su cartera se dará cuenta.